UNA DE CADA TRES VÍCTIMAS DE TRATA ES NIÑO O NIÑA

Aproximadamente un 30 por ciento de las víctimas de la trata son niños. Los gobiernos de todo el mundo se comprometieron a erradicarla para el 2030. Argentina lidera en la región en cantidad de condenas pero se cuestiona su cumplimiento.

trata

Entrado el año 2030, ningún niño o niña debería ser víctima de trata, explotación o violencia en general. Al menos ese es el objetivo que se propusieron las Naciones Unidas al establecer la Agenda para el Desarrollo Sostenible.

No parece tarea fácil. Alrededor de un tercio de las víctimas de este delito son menores de edad, cifra que preocupa a los organismos internacionales al punto que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) eligió La respuesta a la trata de niños y jóvenes como tema para aumentar la incidencia sobre los gobiernos y la sociedad civil en torno de esta problemática.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que, en todo el mundo, unas 21 millones de personas están sometidas al trabajo forzoso, incluida la explotación sexual y laboral. En ese universo está contemplada la trata. Todos los países están afectados, ya sea como punto de partida, tránsito o destino de las víctimas.

Este delito está asociado en muchos casos a escenarios de conflictos armados y otras situaciones que generan masas de migrantes y refugiados, quienes suelen ser blancos de las redes de trata. Más allá de eso, estas estructuras criminales pueden captar fundamentalmente a mujeres, niñas y niños para explotación sexual, extirpación de piel y de órganos interiores, tráfico de drogas, sometimiento a la mendicidad, a la delincuencia y a la pornografía en línea.

Entre 2003 y 2016 los países que adoptaron protocolos para criminalizar la trata pasaron de 33 a 158. Ante la creciente inquietud por esta problemática, en 2013 los Estados miembros de la ONU designaron al 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata, en busca de “concientizar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano y para promocionar y proteger sus derechos”.

Unicef advierte que “con demasiada frecuencia, a los niños víctimas de la trata se les detiene y recluye como a extranjeros en situación ilegal, en lugar de reconocerse que ellos son las víctimas”. En esa línea, recomienda que “los responsables de hacer cumplir la ley deben asegurarse de que los niños y niñas bajo su custodia tengan acceso a sus familias y a otros servicios de apoyo”.

“Las políticas para la mitigación de la pobreza forman parte fundamental de una estrategia amplia contra la trata. Asimismo, la no discriminación, el interés superior del niño y la participación equitativa son los principios básicos para establecer soluciones duraderas”, señala la Oficina de la ONU para la infancia.

África subsahariana es la región con mayor proporción de niños víctimas de trata, para trabajo forzado y para reclutamiento forzado en conflictos armados. En Centroamérica, son las niñas las principales víctimas de trata, con destino a la explotación sexual.

Para las organizaciones internacionales nucleadas en la Iniciativa Mundial de las Naciones Unidas para Luchar contra la Trata de Personas, “la conducta sexual suele considerarse una cuestión privada, por lo que algunas comunidades se muestran reticentes a actuar e intervenir en casos de explotación sexual”.

Por otro lado, subrayan que “ciertos mitos, tales como la creencia de que el VIH/SIDA puede curarse manteniendo relaciones con una virgen, los avances tecnológicos como Internet, que facilitan el acceso a la pornografía infantil y el turismo sexual con niños y niñas, son todos factores que contribuyen a hacerles más vulnerables”.

En Argentina

trata3Algunas investigaciones judiciales en los últimos años detectaron grupos criminales dedicados a la trata y explotación sexual de mujeres dominicanas, que incluían la connivencia de funcionarios. En este caso, algunas de las primeras víctimas eran usadas para seducir a otras compatriotas con promesas falsas de trabajo decente.

Al ser el tráfico de personas un delito asociado a los flujos migratorios, es para destacar que casi la mitad de las víctimas extranjeras detectadas provenían de Bolivia; el 27%, de Paraguay; el 16%, de la República Dominicana. La ONUDD advirtió que, en este último caso, el número de víctimas es alto en relación con la cantidad total de población procedente de ese país. Finalmente, el 5% es originario de Perú; y el 6% restante, de otros países de Sudamérica y de China. De acuerdo con el último reporte de tráfico de personas de la ONUDD, el porcentaje de chicos varones víctimas creció en nuestro país en los últimos años hasta ser más de la mitad de las víctimas de trata.

A la hora de condenar este delito, Argentina está a la vanguardia en la región, con un número de condenas que varía entre 30 y 60 por año, mientras el resto de los países ha impuesto entre 1 y 20. En nuestro país existe una ley, sancionada en 2008 y ampliada en 2012, para adoptar el protocolo internacional elaborado por Naciones Unidas. En esa norma hay penas de 3 a 15 años de prisión aunque se pueden considerar agravantes a la hora de dictar condenas. Desde la fecha de la sanción hasta 2014 habían sido rescatadas 6.339 víctimas de explotación laboral y sexual.

En marzo de este año, al calor de las denuncias sobre explotación sexual de chicos en clubes de fútbol, la Red Alto al Tráfico y la Trata de Niños, Niñas y Adolescentes (RATT) ratificó que hay prevalencia de varones víctimas en el reclutamiento de menores de edad para explotación sexual. Al mismo tiempo se supo que las denuncias vienen en aumento desde 2013, aunque según referentes de organizaciones dedicadas a la problemática, las condenas no siempre son efectivas.

“Hay penas muy bajas, de hasta 6 años, y faltan condenas verdaderas. Se soluciona todo con una probation”, dijo Rachel Holway, de la ONG Alerta Vida. Consultado por FUNDAMIND en aquella oportunidad, el diseñador y presidente de una fundación contra el abuso infantil, Roberto Piazza, señaló: “Esto salta ahora porque está tocando al mundo del fútbol. Nosotros recibimos cientos de denuncias por día. Casi nadie le da pelota al tema”. Respecto del cumplimiento de las condenas, agregó: “A los dos o tres años ya están libres y reinciden. A la par de las denuncias de abuso, recibimos muchísimas denuncias de mala praxis cometida por abogados y funcionarios judiciales.”


  • La Convención sobre los Derechos del Niño (1989) pide a los Estados Partes que tomen “todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir el secuestro, la venta o la trata de niños para cualquier fin o en cualquier forma” (Artículo 35) y para “promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de todo niño víctima” (Artículo 39).
  • El Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía amplía la definición de estas normas. El protocolo facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (2000), conocido como el Protocolo de Palermo, define por primer vez el tráfico de seres humanos. El Convenio 182 de la OIT sobre la prohibición contra las peores formas de trabajo infantil (1999) incluye la trata de menores de edad.

La trata para el negocio de las drogas destruye a la infancia

Niños -objeto de abuso del poder de los adultos vengadores de su propia experiencia infantil de abuso- son, hoy, los militantes del movimiento de consumo y venta de drogas estupidizantes de la humanidad, para beneficio de los que negocian con la destrucción permanente.

Legiones de niños impulsados por el combustible que quema cerebros constituyen el capital de los “tratantes” que alimentan sus sádicos impulsos  con la inocente energía infantil.

Niños inconscientes de su participación en la muerte y su renuncia a la vida.

Niños que vibran con el terror de las alucinaciones para superar la angustia de vivir en un mundo organizador de guerras.

Niños que nacen, viven y mueren sin conocer otro tiempo que no sea el presente que se agota en un suspiro.

Niños que nos miran desde un vacío aterrador.

Niños que no son responsables y la mayoría juzga.

Niños que merecen un aporte de los que superamos el consumo o nunca tuvimos que consumir.

Niños que nos convocan a trabajar para disminuir el dolor del hambre, la insatisfacción de las necesidades básicas y la angustia de balancearnos sobre las agitadas olas que provoca el espasmódico movimiento  de los poderosos.

Para todos ellos, un gesto amoroso,  desde  el corazón de FUNDAMIND.

Lic. Marisa Mujica, coordinadora del Área Sociocomunitaria de Fundamind.

Marisa Mujica
Psicóloga – Coordinadora del Área Socioomunitaria de FUNDAMIND

trata2

 

Print Friendly