ALERTA POR LA ADICCIÓN AL CELULAR Y EL GROOMING EN LA INFANCIA

El 70 por ciento de las personas se conectan a Internet a través del móvil. Pero el dato que nos prende la luz de alarma es que, a los 5 años, ya siete de cada diez chicos utiliza el dispositivo de un adulto para jugar o escuchar música. El riesgo del grooming y el ciberacoso están latentes. Cómo prevenir y cómo denunciar.

boy-3360415_960_720Sin dudas el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (tic) plantean un desafío a las familias, escuelas, gobiernos y otras entidades que trabajan con la infancia. La mayoría de los chicos, chicas y adolescentes usan Internet para relacionarse y para jugar, aunque en las aulas es cada vez mayor la penetración de los dispositivos digitales con fines didácticos.

Según los últimos datos estadísticos, niñas y niños utilizan prácticamente del mismo modo las nuevas tecnologías. A medida que van creciendo, ellas son las primeras en usar las redes sociales y ellos destacan en el uso de juegos. Para ese entonces, ya deben saber claramente cuáles son los riesgos del uso de Internet y poder hablar, en caso de sufrir situaciones de acoso, con adultos de confianza que los contengan y hagan la denuncia.

“Si bien es cierto que la generación de adultos está integrada por migrantes digitales (o lo que es lo mismo, nativos analógicos) siguen siendo quienes, por experiencia y por convicción, están en condiciones de dotar de elementos y sentidos que operen dando continuidad del educar para la vida real a la educación para la vida digital, más allá del desconocimiento de los artefactos que dan cuenta del mundo tecnológico”, explica el psicólogo especialista en Adolescencia y Juventud Sergio Balardini en una investigación  sobre usos y costumbres de niñas, niños y adolescentes en relación a las TIC.

A los 5 años, el 70% utiliza el teléfono de sus padres para jugar o escuchar música. A los 7, lo hace el 83%; a los 9, el 85%; y a los 11 años, 9 de cada 10. Estas cifras se enmarcan en una tendencia creciente en los últimos años. Por caso, en 2013 apenas un 9% de la población se conectaba a internet principalmente a través del celular, que hoy utiliza más del 70% de la gente.

Síntomas

Abril lleva más de una hora con el móvil entre sus manitos. La madre chatea con una compañera de trabajo y el padre todavía no pasó a buscarla. ¿Está jugando, está viendo videos infantiles, está leyendo algo para la escuela? Es posible, pero hay riesgos mayúsculos a los que se enfrenta una nena de 8 años conectada sin la mirada de adultos responsables.

El ciberacoso puede contener múltiples formas, de las cuales sin dudas la más grave es la conocida como grooming. Se trata de un delito cometido por un adulto contra niños, niñas y adolescentes a los que manipula a través de perfiles falsos, para conseguir que se desnude o realice actos de naturaleza sexual. A partir de allí, puede crecer el chantaje para obtener cada vez más material pornográfico e incluso perpetrar un abuso sexual en un encuentro físico.

Las redes de pedofilia pueden utilizar, en efecto, esta modalidad de abordaje sobre sus potenciales víctimas. Organismos públicos y ong como Grooming Argentina sugieren prestar mucha atención al comportamiento de los niños y estar alerta si se observan determinadas actitudes, como un notable aumento o disminución en el uso de los dispositivos, si ocultan la pantalla cuando un adulto está cerca, si se vuelven retraídos, se deprimen o muestran respuestas emocionales (risa, enojo, disgusto) a lo que ocurre en la pantalla.

Según otra ong, Argentina Cibersegura, en al menos una de cada diez escuelas hay chicos o chicas víctimas de acoso sexual por internet. Hay otro dato alarmante: siete de cada diez personas desconocen este delito. Por eso es fundamental que los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil trabajen con las familias acerca de esta problemática.

internet1Algunas de las acciones que pueden emprender los adultos responsables: dialogar constantemente con los chicos para saber cómo usan la tecnología; pedirles que no compartan información personal; utilizar herramientas de control parental para evitar que accedan a contenido inapropiado; marcarles un límite de tiempo de uso de Internet; y prevenirles de los peligros de agregar personas que no conozca a sus redes sociales.

De cualquier manera, no dejar librado al azar el uso de los dispositivos no significa implementar un control excesivo que lleve a los niños a retraerse aún más. A medida que crecen, pueden conversar y comprender cuál es el riesgo y, al hacerlo consciente, cuidar de sí mismos sin la mirada permanente de la persona adulta.

Cómo denunciar

A la hora de denunciar, es importante no borrar ningún contenido del teléfono o la computadora. Las conversaciones, las imágenes y los videos sirven como prueba contra el acosador. Por eso es recomendable obtener fotos o capturas de pantalla y almacenar esta información también en otro dispositivo.

Denunciar al perfil del acosador o amenazarlo en las redes sociales tampoco es positivo, ya que al bloquear al usuario se puede generar una pérdida de la información necesaria para la investigación. Además, el abusador puede crear un nuevo perfil y continuar realizando estas acciones.

La denuncia puede ser realizada presencialmente en una comisaría o en una fiscalía, en el sitio web del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o llamando al 134 o al 0800-33 (FISCAL) 347225.

De acuerdo con la Ley (Nº 26.904) de Grooming, “será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

Como señalamos en el informe del mes anterior, es obligatorio denunciar las posibles situaciones de abuso a las que se ve sometido un chico o una chica. En las últimas semanas, ante la revelación de varios casos en clubes de fútbol donde operaba una red de pederastas, el tema volvió a la agenda pública y el diseñador Roberto Piazza presentó un nuevo proyecto de ley para endurecer las penas y proteger a las víctimas.

A fecha del 31 de diciembre de 2017, el número de personas con acceso a Internet alcanzó los 4.156 millones, lo que supone alrededor del 54% de la población mundial. En Latinoamérica, 437 millones de personas, un 67 por ciento de la población

 

 

“Te amo más que a mi celular”

 

 

 

 

Print Friendly