25 septiembre, 2015

Columna de Opinión

Introducción

En este espacio encontrarás todo los meses la opinión y/o experiencia de destacados profesionales que nos ilustrarán sobre distintos temas de relevanca pública. Te invitamos a que conozcas sus ideas o aportes las tuyas, escribiendo a:

editor@fundamind.org.ar

Columna del Mes

PERSPECTIVA PARA LA TERCERA DÉCADA DE LA PANDEMIA

Por el Dr. Jorge Benetucci

La infección por HIV definió su perfil epidemiológico en el curso de la década de los 90 alcanzando a todos los rincones del planeta y miembros de cualquier estrato de la sociedad. Lo que inicialmente fue una afección de varones homo o bisexuales, adictos a drogas de uso endovenoso, hemofílicos y personas receptoras de transfusiones hoy se muestra como un grave problema de la comunidad toda.

Esa década asistió, además, a la introducción de los tratamientos altamente efectivos basados en la combinación de tres o más drogas con la consiguiente caída de las tasas de morbi-mortalidad, obviamente en aquellos países donde las personas tienen acceso a los mismos.

El diseño de estrategias que reducen la transmisión madre-hijo, la reformulación de las profilaxis de las infecciones oportunistas, la introducción de las pruebas de resistencia genotípica y el aumento en el número de drogas disponibles para el tratamiento como la constante simplificación de los mismos fueron hechos trascendentes sucedidos en los años recientes.

Hoy podemos enfrentar la tarea asistencial munidos de diversas herramientas que nos permiten ofrecer una visión claramente esperanzadora a las personas que, hasta hace no más de 6 o 7 años, vivían la noticia de la infección por el HIV como una sentencia a muerte en un plazo no muy lejano.

Pero aún queda un largo camino por recorrer. Hay numerosos países, eufemísticamente denominados “en vías de desarrollo”, que no pueden acceder a las drogas antirretrovirales debido a su alto costo y, por esa misma incapacidad económica, no pueden desarrollar tareas preventivas en gran escala que posibilite un crecimiento menos devastador de la infección.

La disponibilidad de vacunas, elemento de vital importancia para circunscribir la pandemia, especialmente en esas áreas del mundo, está ubicada aún en un horizonte lejano a pesar de los progresos que se han conseguido en este terreno.

Como objetivos más inmediatos se hace necesario intensificar los programas de prevención y hacer un gran esfuerzo para que las drogas antirretrovirales sean accesibles para los países más pobres. Es responsabilidad de las Naciones Unidas y de las grandes compañías farmacéuticas lograr acuerdos que lleven los precios de los fármacos a valores lógicos para Latinoamérica.

Print Friendly